Rata madrugadora atraca negocio

hace 6 días
Jesús Martínez, empleado de Mundo de Baterías, se encontró con que habían robado el negocio, y en video quedó grabado el ‘tipejo’.

Jesús Martínez, empleado de Mundo de Baterías, se encontró con que habían robado el negocio, y en video quedó grabado un ‘tipejo’ que con el rostro cubierto entró por un hueco en la pared, sacó el varo y se llevó una ‘compu’.

Orville Peralta / De Peso

CANCÚN, Q. Roo.- Ayer a las 9:00 de la mañana, agentes del ‘honguito’ azul salieron en ‘tinga’ loca hacia la supermanzana 92, manzana 115 sobre la avenida Talleres, cuando les pasaron el pitazo que amantes de lo ajeno habían hecho de las suyas.

Cuando los uniformados se apersonaron confirmaron que en el local denominado Mundo de Baterías les habían dado baje y al parecer todo ocurrió en el transcurso de la madrugada.

Los agentes charlaron con Jesús Martínez, de 29 años, empleado del lugar, quien contó que cuando abrió la cortina metálica se llevó la sorpresa del día, pues en el lugar había nada más y nada menos que un boquete del tamaño de un ‘agujero negro’ como tantos que hay en el universo.

De volada asomó las narices a la caja registradora y se llevó otro chasco, pues la lana no estaba y eran como seis mil ‘varos’ los que faltaban, además de que había desaparecido una ‘compu’, de esas ‘carítsimas de París’ recién comprada.

El entrevistado dijo a los oficiales que todo quedó grabado en las cámaras de ‘bigbrother’ del establecimiento, y ahí pudieron ver clarito cómo el ‘jijo’ de la tiznada con el rostro cubierto se escurrió cual gusano por el hueco, llegó a la caja registradora donde tomó el dinero y le dio en la ‘malle’ a los cables para llevarse la computadora. Al lugar llegaron los ‘ministeriosos’ a tomar datos del atraco.

El ruletero del taxi 951 pagó los daños que le causó a una moto Honda que se llevó de corbata en el cruce de las avenidas Chemuyil y 38.
Buena ‘Honda’ se portó

Un joven fue detenido por cargar en su nave dos ladrillos de verde hierbita pa' las reumas.
Apañado con las manos en la ‘verde’

Cerrar