En la calle Timón: ¡Pum!, baleado

hace 1 semana
El séptimo ejecutado del onceavo municipio cayó cuando fue baleado en la calle 7 con Timón, en casa de su amigo.

El séptimo ejecutado del onceavo municipio cayó la noche de ayer cuando unos sicarios perseguían a Roberto Alcántara Poot, quien iba en su bici, y le dieron alcance sobre la calle 7 con Timón, en casa de su amigo Domingo Ochoa (quien resultó lesionado), donde le metieron varios plomazos.

Enrique Castro / De Peso

PUERTO MORELOS, Q. Roo.- Tendido y sin vida sobre la calle 7 con Timón quedó un sujeto, luego de que unos malandros, que lo perseguían cuando pedaleaba su ‘bicla’, lo plomearon en cinco ocasiones, ayer a las 7:55 de la noche, en la zona invadida, cerca del Ruedo, en Puerto Morelos, donde una persona minusválida también resultó herida.

Una llamada de auxilio llegó al número de emergencias 911 reportando a dos personas lesionadas con arma de fuego en el mencionado sitio, conocido como colonia Invasión.

Arribaron elementos de la Policía Federal, el Ejército, ‘pitufitos azules’, Tránsito y Policía Turística, así como los infaltables hijos de su P.M. (Policía Ministerial), quienes luego de acordonar el área, encontraron a dos sujetos: uno acostado en una hamaca por una discapacidad, identificado como Domingo Ochoa Hernández, de 53 años, quien recibió un impacto de bala y fue trasladado al Hospital General de Cancún.

El otro sujeto respondía al nombre de Roberto Alcántara Poot, de 38 años, de oficio volquetero, pero desafortunadamente ya no tenía signos vitales; según testigos era perseguido cuando pedaleaba descalzo su bicicleta.

Sin embargo, se refugió en casa de su amigo Domingo hasta donde entraron los sicarios para dispararle en más de cinco ocasiones, recibiendo cuatro impactos que le arrebataron la vida; de los matones ni sus luces, pero dejaron al ejecutado número siete en Puerto Morelos en lo que va del año, y en la calle 7 cabalísticamente.

Luego de recabar datos y evidencias en el lugar el cuerpo fue levantado por los peritos en criminalística y trasladado a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) de Cancún, para la práctica de la necropsia de ley que revele la verdadera causa de muerte.

Solo fue un rozón
Solo fue un rozón

Manuel Rivero Bonilla en una Jeep Laredo inició una serie de arrimones de ‘nacha’ metálica, al chocar con otras dos naves.
Provocó ‘Bonilla’ carambola

Cerrar