Al Aver… no se fue todo

hace 2 semanas
Un local de chácharas, tiliches y cosas usadas para vender en la supermanzana 100 terminó calcinado, luego de un voraz incendio.

Un local de chácharas, tiliches y cosas usadas para vender en la supermanzana 100 terminó calcinado, luego de que un voraz incendio envolvió el llamas el lugar, achicharrando todo a su paso, la madrugada de ayer, sin pérdidas humanas qué lamentar.

R.D. / De Peso

CANCÚN, Q. Roo.- Como una ‘peli’ de esas gringas un local de artículos usados fue totalmente devorado por llamas que alcanzaron más de 20 metros de altura y amenazaban con propagarse hacia los locales aledaños, pero como siempre la rápida intervención de los vulcanos evitó una tragedia.

Eran las 3:00 de madrugada cuando elementos del honorable ‘cuerpawer’ de Bomberos fueron requeridos en clave ‘muévanlas como anoche’ sobre la avenida López Portillo, en la supermanzana 100, frente al súper donde según todo cuesta menos, pues los chismosos dijeron que un local de tiliches estaba envuelto en llamas.

En un abrir y cerrar de ojos arribaron los hombres de las manguerotas para ver con sus propios ojos que se han de comer los gusanos cómo las llamas alcanzaban más de 20 metros de altura y estaban a punto de consumir varios locales aledaños.

A la velocidad de en ‘tinga’, los vulcanos sacaron sus manguerotas, largas, gruesas y mojadas para comenzar a darle pelea al condenado Chamuco mientras paramédicos, ‘tranchos’ y policías comenzaron a cerrar la citada avenida a la circulación vehicular y peatonal.

En tanto, los ‘tragahumo’ le dieron batalla al Kisin durante tres horas, en las cuales lograron extinguir por completo el fuego del local, que quedó totalmente reducido a cenizas; por fortuna la rápida intervención de los bomberos evitó una desgracia mayor.

Lamentablemente, un héroe sin capa sintió que se pelaba pa’l otro mundo al inhalar el contaminado humo durante mucho tiempo, por lo que tuvo que ser apapachado por los paramédicos de la 911, quienes rápidamente le brindaron los primeros auxilios y no ameritó ser trasladado a algún nosocomio.

Hasta el momento, se desconoce qué pudo provocar las llamas, pero no se descarta que pudiera tratarse de un cortocircuito dado las precarias condiciones en las que estaba ordenado y construido el establecimiento.

Una mujer caminaba con su hijito sobre la avenida De los Insurgentes y al llegar a Lope de Vega se desvaneció.
Azotó de repente

Alejandra Xool quedó tendida en el piso de un autobús de la ruta 5, luego de que el chófer frenó con cero delicadeza.
De un ‘Xool-o’ enfrenón la tumbó

Cerrar