El Ilustrador: ¿Sabías esto de Yucatán?

hace 2 meses
El Ilustrador: ¿Sabías esto de Yucatán?

Don Emilio Seijo Rubio: hombre ilustre, empresario que quiso a Yucatán e invirtió su esfuerzo en beneficio de nuestra tierra.

Sergio Grosjean/De Peso
MÉRIDA, Yucatán.- En esta ocasión nos avocaremos a citar algunos interesantes instantes culturales de nuestra querido Yucatán poco difundidos.

Por ejemplo, es poco sabido, hoy en día, aun entre la gente culta de la propia ciudad de Mérida y obviamente ni soñar que algún político lo sepa –por eso cito el ordenamiento- que el Estado de Yucatán se denomina oficialmente “Yucatán de Zavala”, según decreto de la 7 Legislatura Constitucional, aprobado en la sesión de 30 de septiembre de 1879.

En este decreto, no tan sólo se impone el nombre del célebre “profeta del liberalismo mexicano” -como llamara a Zavala uno de sus biógrafos- sino que además se autoriza al Ejecutivo del Estado traer a Mérida sus restos, que habrían de ser colocados en un monumento a su memoria construido exprofeso, nada menos que en la Plaza de Independencia, es decir, en el propio zócalo y corazón de la capital yucateca.

Por otro lado, un dato que nos resulta interesante y que muy probable ni la misma cervecería yucateca esté al tanto, que el creador de la cerveza Modelo era oriundo de Río Lagartos y se llamaba José Quirico Rivera, a quien el gobernador de aquel entonces le concedió la propiedad del producto por medio de un decreto que protegía su invención por diez años.

12El Ilustrador

Por cierto, muchos se preguntan por qué este municipio se denomina de esta manera, el que antes de la llegada de los españoles se le denominaba Holkobén, que significa: “las tres piedras que forman un fogón”, pues proviene de hol: “puerta, agujero, hoyo”; y koben: “cocina”. En su obra “Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España”, el militar y expedicionario hispano Bernal Díaz del Castillo narra que a su llegada al sitio en 1517 le denominaron “estero de los lagartos”, debido a la abundancia de saurios que pudieron apreciar en la ría al momento de su arribo en búsqueda de agua.

No obstante, en realidad los animales que observaron eran cocodrilos y que hasta el momento hay dos especies registradas en Yucatán, pero todo parece indicar que un estudioso del tema acaba de descubrir una tercera especie, misma que en breve les describiremos.

Y le pregunto al alcalde (Vila) de este municipio: ¿Está enterado de este acontecimiento? ¿Se le ha ocurrido rememorar este acontecimiento histórico con algún evento cultural? En caso negativo, sería interesante considerar o reconsiderar el tema y, sin duda, varios académicos podrán apoyarle en el tema.

Señor alcalde: se cumplen 500 años de este acontecimiento y creo que es una buena oportunidad para unir lazos entre Río Lagartos con el viejo continente. No alejándonos de la costa, ¿podría imaginarse que Chelem a principios del siglo XX era un rancho propiedad de la señora Petrona Flores de Manzano, a quien le fueron expropiadas esta tierras, valuadas en ese entones en 7 mil pesos? Increíble pero cierto, pero lo más increíble es que el gobierno de Olegario Molina, en su voracidad, ni siquiera quería pagarle a esta viuda.

Por cierto, y ya que citamos a este antiguo gobernador, se dice que su fortuna era tan inmensa que poseía entre 500 mil y un millón de hectáreas de terrenos en Yucatán. Pero no alejándonos del tema de Chelem, muchas personas me han preguntado el significado de esta palabra, y de acuerdo al profesor Santiago Pacheco Cruz significa “aquí bajo la urraca”, por derivarse de las palabras Chhel “urraca”, y emi, emel, “bajó, bajar”; aunque también podría interpretarse como “yo soy rubio o güero” porque eso significa la palabra Chhel como bien sabrá todo yucateco. Ahh….

Y ya para concluir este escrito como cada lunes, el despiadado y destructor del arte sacro de Yucatán, Salvador Alvarado Rubio, benemérito de Yucatán, según acuñó hace poco tiempo el Gobierno del estado –como para un capítulo de la revista Condorito ya que hasta ahora no entiendo la razón de esta distinción-, al final de “su romance yucateco”, el antiguo gobernador Felipe Carrillo Puerto no pudo contener su furia en contra de este hombre que lo expulsó del Partido Socialista de Sureste.

Finalmente, cerraremos esta nota con un hombre ilustre, empresario que quiso a Yucatán e invirtió su esfuerzo en beneficio de nuestra tierra siendo que sería injusto olvidarlo: Don Emilio Seijo Rubio. Sin duda, existen personajes que pasan desapercibidos que tenemos que recordar para recordarles a los políticos que hay gente buena y ejemplar que tienen que imitar. Mi correo es [email protected] y twitter @sergiogrosjean

Enigmas: muñeca escapó a fuego
Enigmas: Muñeca embrujada se alejó del fuego

Mi Retiro y Pensión
Mi Retiro y Pensión: “Me robaron semanas”

Cerrar