´Pos- tendido’ quedó el carro

hace 1 semana
El conductor de un Sonic perdió el control de su nave luego de pasar por un espejo de agua, y terminó estampado en un poste.

El conductor de un Chevrolet Sonic perdió el control de su nave luego de pasar por un espejo de agua, por lo que se subió al camellón y terminó su loca carrera estampado en un poste de concreto en el tramo Xul-Ha-Bacalar.

Enrique Mena / De Peso

BACALAR, Q. Roo.- Un Chevrolet Sonic quedó con la panza viendo al cielo luego de estamparse contra un poste de concreto de alumbrado público en el tramo Xul-Ha-Bacalar; el chofi pasó por un espejo de agua, perdió el control, se trepó al camellón, invadió el carril contrario e hizo su chistecito, ayer a las 3:00 de la tarde.

Uniformados de la Policía Rural Estatal (PRE) llegaron al sitio de la volcadura para entrevistarse con el conductor del auto color plata, quien les sopeó que acababa de salir del balneario público conocido como Cocalitos y se dirigía a Chetumal para descansar el resto de la tarde.

Iba con un compita y una damisela, la cual fue trasladada al hospital comunitario por paramédicos del Grupo de Respuesta a Emergencias Médicas (GREM), pues los golpes hicieron más efecto en ella que en los dos hombrecitos.

Resulta que el verdadero culpable de este incidente fue un espejo de agua que se encuentra en el carril que va al sur entre este Pueblo Mágico y Xul-Ha, que resultó de las lluvias que cayeron la tarde de ayer y estaba a media calle.

Al pasar sobre ese charco giró el volante a la izquierda, por eso se trepó al camellón y al invadir el carril contrario se ensartó en la maleza, y fue frenado en seco por un palito de concreto que lo hizo girar y quedar con las llantas p’arriba.

‘Pitufos’ de la Policía Federal y de la Municipal también llegaron al sitio a ver el chisme caliente.

Un sujeto fue golpeado salvajemente por tres presuntos 'caones' quienes le dieron un boleto directo al más allá, en el fraccionamiento Tierra Maya.
Muerto por una salvaje ‘utiza’

A una mujer embarazada le valió gorro el alto y se lo voló, pero se llevó entre las llantas a un motociclista en la 30 avenida.
Ni la panza la detuvo

Cerrar