Apareció, pero sin vida

hace 2 semanas
Gonzalo ‘N’ fue reportado por sus familiares como desaparecido hace algunos días; desafortunadamente, el don tomó la decisión de quitarse la vida.

Gonzalo ‘N’ fue reportado por sus familiares como desaparecido hace algunos días; desafortunadamente, el don tomó la decisión de quitarse la vida y la mañana de ayer lo encontraron ahorcado en un área de maleza de la colonia Barrio Bravo.

Jorge Uc / De Peso

CHETUMAL, Q. Roo.- Luego de tres días de que fue reportado como extraviado, Gonzalo ‘N’ apareció ahorcado en el campo de fútbol donde anteriormente estaba el Club Águilas de Barrio Bravo, equipo en el que fungió como entrenador; el cadáver estaba en estado de descomposición y a un costado de la Iglesia del Perpetuo Socorro.

Aproximadamente a las 11:50 de la mañana de ayer, ‘mamirriquis’ del número de emergencias 911 atendieron el reporte del hallazgo de un cuerpo colgado de una soga en un área verde de la calle Guadalupe Victoria, entre retorno Isla Contoy y Universidad, en la colonia Barrio Bravo.

Policías estatales y ministeriales acudieron al sitio y fueron guiados hasta donde estaba el cuerpo, a unos 50 metros de la calle Guadalupe Victoria, a un costado de la parroquia del Perpetuo Socorro.

Preliminarmente los ‘cuicos’ estatales acordonaron el área, pero los ‘poliministeriosos’ ordenaron correr a los reporteros y ampliaron el acordamiento desde Isla Contoy hasta Universidad, pese a que el cuerpo se encontraba dentro del monte.

Minutos después arribaron peritos en criminalística, quienes realizaron sus respectivas labores en el lugar, donde se observó una cuerda atada a un árbol la que Gonzalo enrolló en su cuello y se dejó caer, quedando hincado; su rostro estaba completamente desfigurado por el estado en descomposición en el que se encontraba.

El cadáver de Gonzalo fue llevado a la morgue para la necropsia de ley; de manera preliminar se informó que al parecer tenía tres días muerto y la causa: asfixia por suspensión.

Gonzalo se dedicaba a la venta de kibis a un costado de la parroquia del Perpetuo Socorro, en avenida Universidad con Vicente Guerrero, fue entrenador del equipo infantil Aguilitas de Barrio Bravo y se supo que padecía de diabetes, aunque se ignoran las causas que lo orillaron a tomar esta fatal decisión.

Un hombre originario de Cancún, de iniciales S.T.A., fue encontrado con una herida de arma blanca en la espalda; su pareja le clavó un cuchillo.
Apuñaló su amor

Conductor de un Chevrolet Aveo, propiedad del Instituto Estatal para la Educación de Jóvenes y Adultos, se voló un alto y ocasionó un laminazo.
Olvidó la educación vial

Cerrar